Tu salud en buenas manos
Concejo de Sarriguren 22, bajo.
31016 Mendillorri (Pamplona)
948 268 805 / 609 474 654
fisio@ana-jimenez.com
TwitterLinkedinGoogle Plus

noticias nacionales

[ volver ]

La importancia de la rehabilitación post operatoria (11/11/2014)

Los ejercicios en las primeras horas posteriores a la cirugía producen una rápida integración social y laboral, disminuyen las complicaciones y mejoran la calidad de vida de los pacientes.

La realidad de los pacientes a los que se les realizan un procedimiento quirúrgico de tórax o abdomen ha cambiado en los últimos años.  La rapidez y precisión que brindan los equipos de diagnóstico por imágenes actuales y la excelencia del equipo médico tratante hacen que, patologías o situaciones patológicas que antes no tenían alternativas terapéuticas, hoy en día encuentren un horizonte para sobrellevar estas situaciones, encontrando en un número creciente la curación de la misma.
 
Esta realidad nos brinda un nuevo desafío, y nos preguntamos ¿cómo es la calidad de vida en el post operatorio? ¿Cómo se  integra este paciente a la vida social y laboral?
 
Durante mucho tiempo, la rehabilitación en este grupo de pacientes comenzaba cuando era dado de alta del sanatorio y se le indicaba que el paciente se moviera por sus propios medio,  en algunas oportunidades el paciente se anotaba en algún gimnasio normal.  Este accionar trajo, en general, malos resultados en donde el paciente abandonaba la indicación de actividad física, tardaba mucho tiempo en volver a sus obligaciones  laboral o social y no muchas veces con una rehabilitación completa, acrecentando la cantidad de complicaciones pos operatorio y obviamente descendiendo la calidad de vida, muchas veces preguntándose:  ¿Para qué me operé?
 
Esta problemática está siendo sosegada con la incorporación del movimiento precoz en las primeras horas post operatorias. Esta acción  se pudo llevar a cabo con  la implementación coordinada de kinesiólogos, los cuales se encuentran en forma permanente en los sanatorios siendo parte del equipo de salud. La función del equipo de Kinesiología se basa en la evaluación funcional tanto del aparato locomotor como de la función respiratoria del paciente, actuando precozmente en planes de movilización. Esta aplicación terapéutica junto con las técnicas, maniobras y ejercicios  respiratorios, nos permiten bajar las complicaciones post operatorias y mejorar el estado de ánimo del paciente.
 
A medida que el paciente va evolucionando,  va acrecentando el nivel de la actividad motora terapéutica, para lo cual se realizan ejercicios de fuerza muscular en los miembros inferiores y superiores combinándolos con caminatas programadas dentro del sanatorio.
 
Este plan de ejercicios terapéuticos nos da como ventaja poder contrarrestar los efectos deletéreos que produce el reposo en cama, ya que cuanto más permanezcamos en ella, más rápido perdemos fuerza muscular,  se empeora el funcionamiento respiratorio y aumentamos la dependencia. Este es un círculo vicioso que hay que cortarlo rápidamente.
 
Estos ejercicios realizados en el sanatorio de forma precoz debe estar ejecutados y programados por personal altamente calificado. El kinesiólogo especialista en cuidados cardiorrespiratorios es el personal idóneo para realizar tal tarea.
 
Una vez dado de alta y ya en su casa,  el paciente debe proseguir con la actividad motora terapéutica. Las últimas guías internacionales de cuidados post operatorios recomiendan que este grupo de pacientes debiera proseguir las actividades de rehabilitación en centros especializados. Estos centros cuentan con las diferentes ramas de la rehabilitación post quirúrgica es decir la psicología, nutrición, medicina y kinesiología.
 
Las actividades en el centro de rehabilitación se enmarcan en las posibilidades del paciente, se busca optimizar sus posibilidades físicas en función de sus objetivos. La rutina se basa en ejercicios físicos terapéuticos de resistencia, fuerza, flexibilidad y coordinación, trabajando en circuitos aeróbicos y anaeróbicos de acuerdo a los objetivos y capacidades del mismo. 
 
Estos ejercicios deben ser personalizados y con un control estricto de las  funciones vitales del paciente. A esta rutina de trabajo se adjuntan actividades realizadas en base a acciones  lúdicas y recreativas. Estas actividades no son menores y potencian los efectos positivos de la actividad física terapéutica.
Compartir