Tu salud en buenas manos
Concejo de Sarriguren 22, bajo.
31016 Mendillorri (Pamplona)
948 268 805 / 609 474 654
fisio@ana-jimenez.com
TwitterLinkedinGoogle Plus

noticias nacionales

[ volver ]

Problemas mandibulares y dolores faciales (11/09/2014)


Por Pastaro María Belen. Radiología Odontológica
 
Muchos problemas dentales se van desarrollando silenciosamente. El paciente no se da cuenta cómo estas situaciones pueden suceder cuando las cuestiones dentales y el dolor quedan sin diagnosticar. Esto puede incluir condiciones que afectan la Articulación Témporo-Mandibular (A.T.M.), que son los músculos que mueven la mandíbula y los dientes. Este tipo de trastornos pueden causar ruidos (chasquidos o crepitación), dolor facial, dolores de cabeza y/o desgaste perjudicial sobre los dientes.
 
  • Ruidos articulares: puede ser un signo o síntoma. El chasquido se produce por desplazamiento del disco de la A.T.M. La crepitación: cuando hay una patología articular: artrosis. Un ruido que no duele es un ruido no tratable, pero si tiene dolor se puede agravar.
  • Dolor Facial: el dolor es un mecanismo de defensa y tiene un origen y un destino que es el área sensitiva de esa parte del cuerpo. Cada neurona acepta sensibilidad aferente de distintas partes del cuerpo.
 
Es común que no haya relación directa con el dolor que siente el paciente y el área afectada.
Cuando el dolor es muy intenso hay muchos neurotransmisores que contagian neuronas vecinas y puede doler una zona no afectada. Generalmente los incisivos no irradian dolor hacia atrás, pero lo molares pueden irradiar dolor hacia adelante.
 
Si el dolor llega a la corteza en el área de la A.T.M. se pone en marcha un mecanismo de protección que genera una limitación en la apertura bucal. La A.T.M. generalmente no molesta de noche.
Los valores altos de dolor son: tumorales, neurálgicos o dentarios.
 
Cada una de las partes de A.T.M. involucradas en trastornos témporo-mandibulares, como las articulaciones, los dientes y los músculos, requieren un especialista para evaluar y confirmar el diagnóstico.
 
Si el paciente rechina los dientes puede aprender a conocer y controlar los hábitos diarios como apretar los dientes, mascar goma y comerse las uñas.
Los hábitos de rechinamiento y apretamiento dentarios nocturnos (durante el sueño), no pueden frenarse porque son controlados en el cerebro y suceden durante el sueño profundo. Las drogas podrían jugar un papel. El chasquido puede, también, ser influenciado por ciertas drogas como serotonina, uso de alcohol, fumar y el stress.
 
Aspectos a tener en cuenta
 
  • Evitar mascar goma y otros alimentos corrosivos.
  • Calor húmedo para aliviar el dolor.
  • Mantener buena postura durante el uso de la computadora.
  • Reducir stress y tensiones.
 
¿Qué debe hacer el profesional?

Si las estrategias de propia ayuda no le dan alivio, el paciente se debe comunicar con su odontólogo o especialista en A.T.M., para prescribir la terapia correspondiente ya sea: terapia de ortopedia, terapia física para los músculos mandibulares y cuello, analgésicos o botox (toxina botulínica), el cual inhibe la acetilcolina a nivel de la fibra muscular evitando las contracturas musculares; las imágenes son muy necesarias para complementar el diagnóstico.

Se permite un período de adaptación de seis a nueve meses para que el cuerpo resuelva la inflamación y así poder evitar una posible intervención quirúrgica.
Compartir